Teléfono de la Esperanza utiliza cookies para mejorar su navegación y ofrecer contenidos de interés. Si sigues navegando estarás aceiptando su uso. Más información

Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

Buscar noticias

otros accesos

Hemeroteca

GESTIONAR LAS EMOCIONES NEGATIVAS

Compartir en Facebook
Foto de GESTIONAR LAS EMOCIONES NEGATIVAS

Definir qué es una emoción no es tarea fácil. ¿Quién puede definir exactamente el amor, la alegría, la rabia…? Se experimentan y, se disfrutan o se padecen, pero es bastante difícil aproximarse a una definición exacta de esas vivencias.

 

Simplificando mucho la definición, podemos considerar que una emoción o sentimiento es un estado de ánimo que experimentamos en un momento dado como positivo (agradable) o negativo (desagradable).

 

GESTIONAR LAS PRINCIPALES EMOCIONES DESAGRADABLES

 

A lo largo de este confinamiento y, aún después de él, tendremos que lidiar con emociones negativas como:

 

  • Miedo: es la emoción que nos informa sobre el peligro de resultar dañados física y/o emocionalmente.
  • Rabia: nos informa que estamos siendo atacados física o psicológicamente, y nos impulsa a defendernos.  
  • Culpa: dolor y/o sufrimiento, cuando considero que he actuado de una manera inadecuada, principalmente, con consecuencias negativas para otras personas.
  • Resentimiento: dolor y rabia acumulados, porque pensamos que otra persona nos hizo daño.
  • Vergüenza: malestar derivado del hecho de considerar que nuestra honra o nuestro valor como personas está en duda.

 

La estrategia principal para evitar que estas emociones se enquisten, consiste en impedir la “Rumiación” de pensamientos negativos, catastrofistas, polarizados, que alimentan el miedo, la rabia, el desvalimiento, etc. Para ello, es fundamental estar atento a lo que pasa por nuestra cabeza, y decir “Basta”, cada vez que nos sorprendamos a nosotros mismos, pensando cosas como: “esto es lo peor”, “no hay salida”, “¿por qué a mí?”, “los demás tienen la culpa”, etc. Y después de decir basta, plantearse alternativas como: “Lo que puedo hacer en este momento es… (pedir ayuda, compartir con alguien mi preocupación, informarme sobre qué están haciendo otras personas en mi misma situación, etc.). Recuerda que en este momento hay un sinfín de profesionales y voluntarios dispuestos a ayudarte. Que no te pare el miedo.

 

Germán Ricardo

Dr. en Psicología

Coordinador de Programas del TE de Alicante

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions